ISSN 1669-9092



    KONVERGENCIAS
   
FILOSOFÍAS DE LA INDIA




|
inicio| perfil | ediciones | retratos | otras lecturas | vínculos | contacto |








ALEX WAYMAN

DANIEL LÓPEZ SALORT

Alex Wayman (1921-2004), fue indólogo y especialista en el budismo tibetano, lógica budista y tantrismo, desarrollando su tarea docente especialmente como profesor de sánscrito en la Universidad de Columbia, New York, hasta su retiro, habiendo recibido el título de Emérito en dicha lengua. Su doctorado fue en la Universidad de California, en Los Ángeles. Asimismo, fue editor de The Buddhist Traditions Series, con 30 volúmenes publicados por Motilal Banarsidas en Delhi, India.

Entre sus obras escritas se encuentran Buddhist Tantric Systems, A Millennium of Buddhist Logic, Calming the Mind and Discerning the Real (una traducción del tibetano de una parte de Tson—kha—pa’s expansive Lam rim chen mo), Buddhist Insight. También tradujo junto a su esposa Hideko la escritura budista del siglo III: Lion’s Roar of Queen Shrimala. Su reconocimiento mundial también se debió a la traducción de fuentes sánscritas de léxico Visualocana, publicado en Japón.

Traduzco aquí  los siguientes párrafos de un análisis suyo sobre las tradiciones de las actitudes indias ante la realidad última, en este caso la postura hinduista y la budista: (1)

            “Hay varias formas del silencio del Buddha. Primero, estaba su silencio ascético; luego, sucedida la iluminación, cuando él dudó en enseñar, juzgando su doctrina  demasiado profunda para la gente en su totalidad, esto fue la primera retención en el tipo de silencio. Más tarde, él algunas veces rechazó responder ciertas preguntas relacionadas con la última realidad, con un silencio selectivo. Una secta budista tenía un principio: ‘El Buddha nunca dijo una palabra’. Por supuesto, los oponentes hindúes del budismo no perderían la oportunidad de argumentar lógicamente que es una cuestión delicada conocer a través del silencio ascético, pero esto no establece validez para las enseñanzas del Buddha, puesto que él tendría que haber renunciado al silencio ascético para enseñar, ya que ¿cuál es la prueba de que la enseñanza en sí misma refleja la omnisciencia del silencio? Presublimemente fue a través de esos ataques que el Budismo fue forzado en su variado cuerpo teórico, con el permanente silencio y omnisciencia del Dharmakāya, en otro cuerpo de enseñanza como el Nirmānkāya”.

            “Para ‘verdad’, los antiguos indios emplearon generalmente dos palabras, satya y ṛta,(2) que tienen referencia subjetiva y objetiva respectivamente. Satya es la verdad de hombres y dioses; y ṛta es la verdad del universo –por ejemplo que el sol saldrá y luego se ocultará es una característica estacional que ocurre.

            Lo anterior marca un tema bastante claro. La tradición de ‘verdad’ es seguida por aquellos que serían inspirados o direccionados por la deidad, especialmente la deidad solar. La tradición de ‘silencio’ es seguida por aquellos que, fuera de sus propios recursos, llegarían a una condición más allá de su hacer ordinario. Y ciertamente estas rutas son distintas y en vívido contraste, y llevan a fidelidades divergentes. El Manusṃrti definitivamente insiste en que los brahmanes que apelan a la deidad solar son superiores a los ascetas en silencio, quienes tratan –como el Buddha- de ser iluminados previamente.

            Al sintetizar las dos tradiciones de la India, como ha sido hecho con verdad y silencio, es tentador listar a varias sectas bajo una u otra columna. Uno puede, por ejemplo, colocar el linaje brahmánico –con su fe en los cuatro estados de la vida- en la columna de la ‘verdad’, y los grupos ascéticos (muni o śramaṇa) en la columna de ‘silencio’. Esto tropieza con la inmediata dificultad de que el Buddha, quien es llamado ‘el gran silencio’ (mahāmuni) y el ‘gran asceta’ (mahāśramaṇa) anuncia que sostiene las cuatro nobles verdades por ser el maestro de dioses y hombres. Sus seguidores nunca se apartan de esto, y eventualmente –aunque muchos siglos han pasado- utilizan mucho las dos verdades, la convencional y la absoluta. Y, nuevamente, el linaje brahmánico tiene su propio y empático costado visionario; y todas las sectas tienen su silencio, aun con exclusividad. Realmente, puede ser esencial para los oponentes que clasifican una u otra escuela bajo una perspectiva particular, atribuir entonces una limitación de acción o visión a su adversario”.

(1) Lo traducido pertenece a Two traditions of India: Truth and Silence, publicado originalmente en Philosophy East and West, V. 24, pp. 389-403, Hawai University Press, 1974

(2) Si bien el Alex Wayman habla adecuadamente de ‘verdad’ y ‘silencio’, debe entenderse que trata el problema de las fuentes de conocimiento, correspondiendo en este caso utilizar los términos ‘testimonio’ (verbal o escrito) y ‘silencio’. O, dicho de otra manera, el conflicto suscitado cuando el Buddha rechazó que los Vedas contuvieran la ‘verdad’, afirmando las cuatro nobles verdades, las que sí contenían el modo de encontrar esa ‘verdad’.